Mañana domingo 4 de octubre el Papa Francisco inaugurará el Sínodo sobre “La vocación de La Familia en la Iglesia y en el Mundo Contemporáneo”.

En la tarde de hoy, sábado 3 de octubre, se celebrará en San Pedro, con el Papa Francisco, una vigilia de oración como preparación del Sínodo de la familia que comienza mañana.

En una rueda de prensa celebrada el pasado viernes, el portavoz del Vaticano, P. Federico Lombardi, presentó al Secretario General del Sínodo de Obispos, Cardenal Baldisseri, que explicó cómo se celebrará esta asamblea, a la que el Papa Francisco ha concedido mucha importancia. Será en Roma del 4 al 25 de octubre y sus conclusiones serán remitidas al Papa para que las considere en vistas a un documento pontificio.
El Papa Francisco inaugurará el Sínodo mañana domingo, día 4, con una concelebración eucarística.

El lunes los 270 obispos que participan comenzarán a buscar la respuesta de la Iglesia a los desafíos que afronta la familia. La primera sesión comenzará con unas palabras del Papa y con el testimonio de una pareja. El Sínodo durará unas tres semanas. Están previstas 18 reuniones plenarias y otras 13 por grupos.

En cada sesión plenaria hablan unos 70 obispos, tres minutos cada uno, mientras que en las reuniones por grupos -lingüísticos- participan 20 personas, sin límite de tiempo.
El Sínodo, que es un órgano consultivo, contará, además, con una comisión de 10 personas que han sido nombradas para supervisar las reuniones y asegurarse de que en el documento final no se silencia a nadie. El Cardenal Baldisseri dijo que el Papa pide a todos los participantes que hablen sin miedo y con libertad: «El Papa ha invitado a discutir con valentía, con apertura, tanto en ámbito eclesial como fuera. Por eso no sorprende que haya posiciones o declaraciones contrastantes que subrayen unas u otras posiciones. Es como en el Concilio”.