Para vivir más intensamente las 24 horas para el Señor

EXAMEN DE CONCIENCIA DESDE LAS OBRAS DE MISERICORDIA

LAS OBRAS DE MISERICORDIA CORPORALES

 

  1. VISITAR A LOS ENFERMOS

 

  • Cuando tengo conocimiento de personas conocidas, amigos, familiares o allegados que están enfermos, o de enfermos que no tienen a nadie, ya sea en el hospital o en sus casas, ¿acudo con prontitud a visitarlos y suelo hacerlo con frecuencia, no siendo una visita de cumplido sino mostrando un verdadero interés por ellos?
  • ¿Pregunto al  enfermo  lo  que  necesita  de  mí  e  intento  llevarlo  a      cabo?

¿Acompaño a los enfermos? ¿Oro con ellos y por ellos?

  • ¿Valoro la labor del grupo de Pastoral de Enfermos de mi parroquia? ¿Y si no existe, intento crearlo?

 

  1. DAR DE COMER AL HAMBRIENTO

 

  • ¿Comparto mis bienes con los más pobres? ¿Doy de lo que me sobra o de lo que necesito?
  • ¿Tengo designado una cantidad mensual de mi sueldo para compartirlo con Cáritas?
  • Cuando veo a un pobre que tiene hambre, ¿busco la forma de darle de comer? ¿Le escucho y procuro solucionar su necesidad? » En las Campañas contra el Hambre, como la de Manos Unidas, colectas para Cáritas parroquial o diocesana, ¿suelo ser generoso? ¿Comparto hasta que me duela?
  • ¿Valoro la Eucaristía como el lugar donde sacio el hambre de Dios? ¿Intento llevar también a otros para que sacien su hambre?

 

  1. DAR DE BEBER AL SEDIENTO

 

  • ¿Me preocupo de los pueblos donde las personas tienen que recorrer kilómetros para ir por agua? ¿Participo de alguna manera para posibilitar el hacer pozos para que tengan el agua a su alcance?
  • ¿Cuido el agua como un bien que tenemos que proteger entre todos?
  • ¿Tengo sed de amor, de perdón, de oración, de evangelización? ¿Intento saciar la sed espiritual de los demás?
  • ¿Pienso en la sed que tienen los pobres e intento dar una respuesta?

 

  1. DAR POSADA AL PEREGRINO

 

  • ¿Me preocupo de las personas sin techo y sin hogar, e intento darles una respuesta?
  • ¿Ayudo como voluntario en los comedores u hogares para los sin techo, ya sean de la Iglesia o de alguna ONG?
  • ¿Soy acogedor con los inmigrantes e intento prestarle la ayuda que necesitan?

 

  • ¿Soy una persona acogedora y hospitalaria? ¿Tengo mi casa abierta a los demás?

 

  1. VESTIR AL DESNUDO

 

  • ¿Soy austero en el vestir y evito el consumismo? ¿Soy capaz de desprenderme de mi ropa cuando alguien la necesita?
  • ¿Soy solidario cuando ocurre alguna catástrofe, desgracia o cataclismo en algún lugar de la tierra, colaborando con Cáritas para que les llegue la ayuda?
  • El pecado  es  una  forma  de  quedarme  desnudo  ante    ¿Cuando peco,

¿busco con prontitud el sacramento del perdón para recuperar mi imagen y semejanza de Dios?

 

  1. REDIMIR AL CAUTIVO

 

  • ¿Cuando he conocido a alguien que ha sido encarcelado he ido a visitarlo?
  • ¿Reconozco la presencia de Cristo en el que está prisionero?
  • ¿Valoro la «Pastoral de Prisiones»? ¿Oro por los que están en la cárcel y me hago cercano a ellos?
  • ¿Acojo a los que salen de la cárcel e intento socorrerlos?
  • ¿Ayudo a liberar a las personas que son esclavas de sus pasiones, instintos y de su propio «ego»?
  • ¿Lucho para que el ser humano viva en la libertad de los hijos de Dios?

 

  1. ENTERRAR A LOS MUERTOS

 

  • Cuando una persona fallece, ¿acompaño a su familia y asisto al entierro, ayudando en lo que esté en mis manos?
  • ¿Acompaño a las personas para que tengan un «buen morir» y procuro que estén asistidas sacramentalmente por un sacerdote?
  • Ante la muerte de una persona, ¿doy testimonio de mi fe en la resurrección y en la vida eterna?
  • ¿Procuro que las personas sean enterradas en un lugar digno y lo mismo los que han sido incinerados?

 

EXAMEN DE CONCIENCIA LAS OBRAS DE MISERICORDIA ESPIRITUALES

 

  1. ENSEÑAR A QUIEN NO LO SABE

 

  • Si soy padre o madre, ¿me preocupo de la educación de mis hijos? ¿Dedico tiempo al diálogo con ellos? Como cristiano, ¿inicio a mis hijos en la oración, los sacramentos y a tener el Evangelio como modo de vida?
  • Siendo discípulo de Jesús por el bautismo, ¿intento hacer nuevos discípulos y enseño a guardar todo lo que él nos ha mandado?
  • ¿Muestro con palabras y obras la fe a los demás o me quedo solo en las palabras?

 

  • ¿Procuro purificar cada día la imagen que tengo de Dios para no convertirlo en un ídolo creado a mi imagen y semejanza?
  • ¿Valoro la catequesis de mi parroquia y me he preguntado si el Señor me llama a ser catequista?

 

  1. DAR BUEN CONSEJO AL QUE LO NECESITA

 

  • Cuando alguien me pide un consejo, ¿intento orientar desde la fe y si no conozco el tema a tratar busco quien pueda ayudar a esa persona?
  • Cuando veo a las personas angustiadas o desesperadas, ¿soy mensajero de esperanza y de alegría cristiana?
  • ¿Valoro el acompañamiento espiritual? ¿Acompaño a los demás y me dejo acompañar?
  • ¿Me mantengo siempre en la búsqueda de la verdad y de la luz para orientarme a mí mismo y a los demás?
  • ¿Cultivas el don de la escucha y la empatía con los que te necesitan?

 

  1. CORREGIR AL QUE YERRA

 

  • ¿Soy valiente cuando veo que tengo que hacer la corrección fraterna o lo dejo pasar porque no quiero complicarme la vida?
  • Antes de hacer la corrección fraterna, ¿pido a Dios que me ayude para que sea un bien para mi hermano y que me dé la luz necesaria para orientarlo bien?
  • Cada vez que lo veo necesario, ¿hago la corrección fraterna en vez de juzgar, criticar o murmurar?
  • Cuando hago la corrección fraterna, ¿la hago con humildad, caridad y mansedumbre?

 

  1. PERDONAR AL QUE NOS OFENDE

 

  • Cuando alguien me ofende, ¿perdono con prontitud o voy acumulando rencor y resentimientos en mi interior?
  • Si me siento ofendido, ¿sé distinguir entre el mal que me han hecho y la persona que lo ha realizado, sabiendo que Dios rechaza el pecado pero no al pecador?
  • Cuando perdono, lo hago como una obligación cristiana que tengo que cumplir o como un gesto de amor al estilo de Jesús, que cuando lo estaban crucificando decía: «Padre, perdónales porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34)?
  • ¿Valoro el perdón que Dios Padre me da en el sacramento de la reconciliación y soy después generoso para ofrecer a los demás el perdón que Dios me ofrece?

 

  1. CONSOLAR AL TRISTE

 

  • Cuando veo a una persona triste, ¿me acerco a ella para preguntarle «qué le pasa», escucharla y animarla?

 

  • Si veo a una persona hundida en su tristeza, ¿intento acompañarla hasta que recupere su alegría?
  • ¿Estoy vigilante para que cuando vaya a consolar al triste no convierta la consolación en una acusación?
  • Cuando consuelo al triste, ¿me pongo en el lugar de la persona que sufre?

¿Intento comprenderlo y darle una respuesta desde el amor fraterno?

 

  1. SUFRIR CON PACIENCIA LOS DEFECTOS DEL PRÓJIMO

 

  • ¿Sufro con paciencia los defectos de los demás, comprendiendo que muchas veces ellos no llegan a aguantarse ni a sí mismos?
  • Ante el hermano difícil, ¿no pierdo la esperanza de que Dios puede actuar en él y puede darse la conversión de sus actitudes que me hacen daño, o por el contrario, lo trato con la indiferencia porque doy por imposible que pueda cambiar?
  • ¿Amo a las personas como son, indistintamente de lo que hagan, sabiendo que Dios las ama sin condiciones?
  • ¿Utilizo los defectos de los demás como camino de santificación?

 

  1. ROGAR A DIOS POR LOS VIVOS Y LOS DIFUNTOS

 

  • ¿Oro todos los días por la Iglesia y los que la gobiernan, así como por la sociedad civil y por sus autoridades?
  • ¿Es para mí importante la oración personal y comunitaria como uno de los pilares fundamentales de la vida cristiana?
  • ¿Valoro la Eucaristía como la oración por excelencia de toda comunidad cristiana y de toda la Iglesia? ¿Asisto a ella con un espíritu de recogimiento y devoción?
  • ¿Oro por la Iglesia perseguida y por la conversión de sus perseguidores?
  • ¿Oro por la paz del mundo, para que cesen las guerras y toda clase de violencia?
  • ¿Oro por los enfermos, los pobres y por todos los que sufren?
  • ¿Oro por las vocaciones al sacerdocio, a la vida consagrada y al matrimonio cristiano? » ¿Oro por los difuntos y por las ánimas benditas del Purgatorio?

Manuel Sanchez

Nacimiento 27 marzo 1969 Sacerdote 18 septiembre 1994 Párroco de Nuestra Señora de los Angeles y Santa Angela de la Cruz 7 septiembre 2014

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *